miércoles, mayo 31, 2017

El olor de la felicidad - January Scent Project

Coge un trozo de cielo azul y amásalo junto a dos estrellas caídas. Añade un rayo de Sol, dos cucharadas de felicidad, tres olas perdidas en la arena que una vez bañaron el fondo del mar con sus lágrimas y mézclalo todo con unas sonrisas. Un puñado de amor para darle más sabor y la rayadura de una alegría. Échalo todo en un molde de esperanza y hornealo para siempre en tu corazón.

Esto es más o menos lo que ha conseguido John tras elegir tres elementos básicos en la perfumería - la rosa, la lavanda y el sándalo - y a base de imaginación y mucho amor les ha dado su toque personal, llevándolos a un terreno único. Es un placer descubrir que el arte se sigue haciendo en la perfumería moderna, y se hace bien. Un reconocido columnista de Fragrantica con una buena base en la creación de perfumes y con una cantidad impresionante de conocimientos en este dominio decidió empezar un nuevo proyecto con solamente tres creaciones: January Scent Project. Es un riesgo, un riesgo que John ha asumido por completo y su gran trabajo creo que ha resultado aún más gratificante de lo que nadie se esperaba.
Yo soy una de aquellos que desconfiaba en encotrar algo novedoso y bueno, realmente bueno, y no porque no creía en la capacidad de John de crear tal fragancias, sino porque últimamente me he llevado un chasco de decepciones. En muchos casos termino desilusionada con el resultado después de comprar y probar tantas muestras, pero hay un bajo porcentaje que se queda conmigo. Se quedan porque ante todo destacan por su calidad, originalidad e incluso autenticidad. Los perfumes de January han conseguido, además de sorprenderme gratamente, mantener mis emociones más elementales - amor, alegría y ternura a flor de piel.

                                           

                   
Smolderose, que tiene dos variaciones - una en aceite (mandarina, hierba limón, naranja; rosa, geranio, angélica, cilantro, miel, pimienta negra, gálbano; ládano, castóreo, tabaco, abedul, madera de oud, cachemira, pachulí, benjuí, vanilla y humo) y la otra en forma de perfume (bergamota, olíbano, azafrán, rosa, saúco megro; oud, conchas tostadas, pachulí, humo y láudano), es placer carnal entre rosa y conchas tostadas entre las nieblas del incienso. El aceite es expeso (no solamente por su consistencia, sino también por su aroma), rico y tiene mucho fondo. Es como una explosión en la piel y desde lo más adentro, entre cítricos, notas como se aflora despacio la rosa en un mar balsámico.
El perfume (2017) no es un simple perfume a base de rosa e incienso de los que hay en abundancia en el mercado, Smolderose es mucho más que eso. El ambar lo envuelve entre sus brazos dándole aun más riqueza y carácter, pero el mayor impacto lo tienen las conchas. Más preciso se trata de un ingrediente de la India llamado Choya Nahk, que se obtiene de la destilación de conchas tostadas y que está utilizado especialmente en los atars árabes para darles un toque animalico y ahumado. También tiene tonalidades saladas, parecidas al olor del agua del océano o al de la piel después de pasar un día entero entre el calor abrasador del sol y las olas del mar.
La combinación entre rosa y Choya Nahk le dan al perfume un olor casi íntimo, carnal. Y el incienso le añade un toque seco quitándole el típico dulzor de la rosa. 

Eiderantler (pimienta rosa, hierba, lavanda; champaca, hiedra, elemí, abeto balsámico, musgo,; roble cachemira, vetiver de Haiti, almizcle y heno) es uno de los perfumes más alegres que he probado jamás. Tiene el gran poder de sacarte una sonrisa hasta en el peor de tus días. Tu piel se transforma en un bosque abierto, donde los pájaros sobrevuelan con sus cantos la hierba verde y los campos de lavanda. Es cremoso (champaca), verde (hierba), dulce (rosa), es naturaleza en todo su esplendor. La lavanda es cálida y luminosa, no está cargada y amarga como suele estar normalmente en los perfumes Fougere. Cápsulas de alegría que se liberan a cada segundo en el infinito de tu piel embriagado con felicidad cada célula de tu cuerpo.

He dejado al mejor (en mí opinión) para el final - Selperniku (petit grain, ciprés, limón; chabacano, siempreviva, mantequilla, cardamomo, manzanilla, bayas de enebro; sándalo, leche, sal, hojas de tabaco), un aroma sin el cual no quisiera estar el resto de mis días.



 Selperniku es simplemente ternura, es el abrazo y las palabras de ánimo que necesitas cuando sientes que todo se te viene encima. Es una fragancia llena de optimismo que ha sido delicadamente creada para servir su propósito: iluminar tu espíritu. Huele a albaricoques recién recogidos del árbol, frescos y jugosos que pasan a ser cremosos y mantecosos con la ayuda del sándalo y de la mantequilla. La siempreviva y el cardamomo le añaden un toque seco y punzante, mientras la sal le quita el extra de dulzor.
Todos los elementos se unen en una perfecta armonía creando una de las fragancias más especiales y auténticas que he tenido la suerte de oler. Simplemente espectacular! 

Os recomiendo sinceramente probar estas tres fragancias porque estoy segura que os vais a enamorar de por lo menos una de ellas. 🙂
Tanto las muestras, como los perfumes pueden ser adquiridos en: www.januaryscent.com

viernes, mayo 26, 2017

Anubis


 Normalmente no quiero saber antes de probar una fragancia cual es la inspiración que está detrás de su creación, sino la aplico sobre la piel y me dejo guiar por lo que sus notas me transmiten para luego crear mi propia historia. Pero en el caso de  Anubis ma ha entrado el gusanillo de la curiosidad, especialmente en la elección del nombre. Liz Moore decidió llamarlo de esta manera, después de crearlo, porque "He sentido que se tiene que llamar Anubis porque tiene muchas referencias a los materiales usados en las mumificaciones en el Egipto antiguo y porque el perfume ha pasado por tantas reencarnaciones que lo he visto adecuado. [...] Siempre he sentido que los perfumes son personalidades y la gente que los usa se relaciona con ellas. A Anubis lo he visto como a un hombre y lo trato de El."

Anubis es un aroma de cuero oscuro con misteriosas nuances de mirra y olibano, y suaves olas de jazmín.

Anubis. Un personaje del necrópolis, Díos de la vida del después y de la mumificación en la religión del antiguo Egipto, Anubis está descrito como un hombre con cabeza de chacal o de perro.


Lejos de ser interpretado como un elemento de la necromacia o de ser relacionado con la muerte, Anubis - el perfume, tiene un carácter casi espiritual.

Anubis me da la sensación de cabalgar uno de los caballos negros más hemosos jamás vistos. Ojos oscuros, los pelos largos y oscuros cayendole de un lado, respiración profunda, espíritu independiente de la naturaleza.
Cuando por fin entendí y accepté su poder, su fuerza y su libertad, los dos fuimos un solo ser - un caballo salvaje corriendo entre los susurros del viento, moviéndonos en su abrazo atemporal. Nuestra conexión  espiritual no respeta leyes, lógica o religión alguna. Representa la fina línea que hay entre lo real y lo irreal, entre fuerte y cariñoso, bueno y malo, todo a la vez.  Los latidos de su corazón son míos, su espiritu salvaje captura toda mi humanidad, su cuerpo recubierto de sudor que me lleva lejos de éste mundo, el es mi declaración. EL es mi héroe.
Buen chico! Le susurro.
Bravo, valiente Anubis! Llévame lejos, llévame a tu mundo.
Oscuro cielo recubierto con pétalos de rosa e incienso.


Muestra adquirida en Les Topettes a través de su Buffet Libre, un pack de seis muestras a elegir.

lunes, mayo 15, 2017

Superstitious

No soy supersticiosa, pero quiero ser Superstitious.

La semana pasada tuve la oportunidad de probar unas cuantas novedades perfumisticas en la Scent Bar de Le Secret du Marais y una de estas fue Superstitious que Frederic Malle creó en colaboration con el diseñador de moda Alber Elbaz.
Es bastante difícil juzgar o formar una opinión sobre una fragancia cuando estás en público, con bastante gente a tu alrededor y con tantos perfumes que probar porque no puedes dedicarles el 100% de tu atención. Superstitious, con su aparente sencillez no sólo que no me conquistó, tampoco lo entendí desde el primer momento. Pero dado que su creador, el gran Dominique Ropion, es uno de mis narices preferidos decidí que lo mínimo que le debía era mi respecto. Siempre le seré agradecida por Carnal Flower y Portrait of a Lady, que a pesar de sufrir varias reformulaciones siguen siendo dos grandes obras de la perfumería moderna.

Source: Pinterest.
Notas: jazmín, rosa, melocotón, ámbar, incenso, vetiver, 
patchulí, sándalo, aldehídos

Volviendo a Superstitious - esperé a llegar a casa con mi pequeña muestra (Gracias, Gonzalo!) para darle otra oportunidad. Después de la ducha y con la piel completamente desnuda de cualquier otro perfume, aplique dos sprays generosos sobre mi brazo y esperé un rato hasta que decidí que era el momento de olerlo, pero nada... Era demasiado perfume (cualitativamente hablando) para mí, y aun así dejé la muestra a la vista porque era claro que ésta no iba a ser una de aquellas muestras que se pierden en una caja cayendo en el olvido, Superstitious se merecía más oportunidades. Y se las dí. Poco a poco pasé del respecto al acepto, del acepto al amor y del amor a la gratitud hacia el señor Ropion por crear otra obra a la misma altura y grantitud que Portrait of a Lady y Carnal Flower.
Superstitious puede que no sea un perfume del todo moderno y del agrado de todo el mundo, pero no te deja indiferente. Es un perfume retro, cargado del peso y de la fuerza de los perfumes creados hace décadas. No es un simple floral envuelto en aldehídos, tampoco es Chanel N5 o Arpège, sino que va un poco más allá: es un floral complejo, atrevido y bastante "sucio".
Superstitious se abre con una fuerte nota jazmín en una nube de aldehídos. El jazmín tiene ciertas vibraciones metálicas y animalicas (un poco agrio diría mi nariz, y perdón sí se equivoca) y aunque no está listado entre las notas oficiales podría jurar que hay civeta, porque no creo que se consigue el fuertee efecto carnal solamente con el jazmín. Los aldehídos aquí no son jabonosos o empolvorados como suelen manifestarse, sino cítricos y con un punto efervescente. Pasadas unas horas empieza a salir a la luz un rayo de rosa, con suaves acentos dulces, envuelto en vetiver con sus toques ahumados y terrenales. Se seca en un maravilloso sándalo, que desde luego no es el típico sándalo cremoso y lechoso al cual estamos acostumbrados, este tiene más bien unas tonalidades oscuras.
Superstitious no es un perfume para los más sensibles sin lugar a dudas, es un perfume con carácter y con muchísima fuerza, que hay que saber llevar.
Sí fuese una persona sería sin lugar a dudas Catherine Deneuve, una diva con bastante savoir faire, atrevida, con mucha confianza en si misma... y sin supersticiones.

Al final, tu eres el/la que decide si eres Superstitious o no lo eres, porque no hay términos medios. No con este perfume.
Lo aceptas o no lo aceptas, lo amas o lo odias.


Gracias a Jean-Luc y a Marta de Le Secret du Marais por la espectacular tarde!



jueves, mayo 04, 2017

Nimerè Parfums

Rusia ha sido siempre una gran desconocida para mi y aunque ocupa una gran parte en la historia mundial, escrita y no escrita, siempre hay elementos que quedan escondidos entre las penumbras. Un gran puzzle que a lo mejor nunca será resuelto.
Pero es justo ese deconocimiento que hace este país esté envuelto en misterio y  atrae la curiosidad ajena.
Arte, arquitectura, cultura, música, la gente, están todas dibujadas a través de un cristal opaco que deja sitio para que tu imaginación vuele libremente, intentando recrear línea tras línea el todo de aquel mundo aparentemente distante.

En todo este amalgama y, al mismo tiempo, sintonía de culturas he encontrado algo que se diferencia del resto. Algo que contrario a sus frías raices transmite ternura y cercania - Nimerè Parfums. Una marca fundada por un viajero del mundo, saxofonista de profesión, un gran apasionado de la aromaterapia y del mundo paranormal, Nikolai Ermin. Un hombre moderno con una visión vintage/futurista (si eso tiene sentido).

Source: Nimerè facebook page.

Sus perfumes son el resultado de la combinación de materiales naturales (el único sintético que usa, según el, es el cashmerano con un olor especifico almizclado-amaderado-especiado, no existe nada parecido a su olor en la naturaleza) de una manera única y bastante visionaria.
Su colección actual alcanza 35  creaciones recopilados en 8 series: The Bohemian Collection, The Collaboration & Art Project, The Enghlish Collection, The Fig Collection, The Garden of Eden, The Pompadour Collection, The Russian Collection, The Sticky Sweet Collection y una fragancia especial - Nimerè by Nimerè XVI.
Desgraciadamente no he tenido la oportunidad de probar todas sus fragancias, pero de las que he probado el que mayor impacto han tenido en mi han sido La Gitane y La Fôret Russe.


La Gitane es resultado de una original mezcla de cítricos, especias, flores, resinas y acordes animalicos.
Más de veinte componentes reunidos para recrear un perfume casi irreal. Un perfume para los valientes diría, porque
dada su rara composición no es un perfume para todos los gustos. Una vez que le aceptas la mágia interior y el aura de misterio, que lo envuelve con una potencia casi surrealista, quitarás la tela para descubrir un fascinante mundo paralelo.
Me recuerda a un animal salvaje, difícil de domar.
El abedul monopoliza la apertura en su totalidad, dejando espacio pasados unos buenos minutos al olor verde del pimiento. Minutos más tarde los otros acordes hacen su aparición, pero la genialidad de la mezcla es tal que no te deja diferenciarlos uno del otro. Se notan brillar las flores, al igual que los elementos animalicos, las resinas y las maderas de la misma manera sin sobreponerse.
Salida: bergamota, limón,  petit grano, nuez moscada, pimiento, cardamomo y azafrán; notas de corazón: rosa, jazmín, iris, ylang-ylang, violeta, geranios Africanos, coriandro, claveles y tomillo; notas de base: algas, especias, jengibre, vainilla, ámbar, patchoulí, benzoin, mirra, castoreum, musgo, cuero, bayas de enebro, abedul, musgo de roble, haba de tonka y cashmerano.

La Fôret Russe (tomillo, salvia, notas verdes, pino Siberiano, cipress, incienso, cedro, musgo de roble, vetiver, benzoin y bálsamo gurjan) te da el sentimiento de estar realmente en un bosque de pinos. Me recuerda bastante Ecstasy de Tiziana Terenzi, pero la ausencia de la rosa en La Fôret Russe le otorga a la fragancia un olor bastante seco, característica ampliada por la presencia del vetiver y del incienso. Verde penetrante.